***

El Papa se subió sobre una pila de escombros, megáfono en mano, y se dirigió a los presentes en un lento pero clarísimo español: "Acabo de hablar con Jesús, o con el mismísimo Dios. Como quieran. Me dijo que era muy importante que supierais lo siguiente: no se está de primero ni de último en la lista de los pueblos más infelices de la tierra; no, simplemente se está ahí, y eso es todo.

Tenemos problemas muy serios del otro lado del mundo, y de eso ya me estoy ocupando, aunque no puedo ocultar mi desconcierto ante este tipo de errores en el Programa. Ojalá pudiera explicarles. De todas formas, les aseguro que este incidente lo vimos venir, solo que las señales apuntaban a que iba a sepultar comunistas soviéticos, y no a un pueblo de pobres infelices”


roma Un clic me llevará ante tus ministros