VIDEO: esta es Noemí Sanín, ministra de comunicaciones durante el gobierno de Belisario Betancur. Mire y escuche con atención.



Durante los hechos de la toma del palacio de justicia, en Bogotá, Colombia, nació una clase política que escribió su manifiesto alrededor de una sola idea: soslayar el sentido común. Aquí un ejemplo muy concreto: alguien que goce de mínimas facultades mentales está en plena capacidad de discrepar de las declaraciones públicas de un político, a veces lo hace insultando, a veces llorando sobre el hombro de alguien, o, en el mejor de los casos, llenando de un profundo odio su corazón.

El accionar de esta clase política consiste entonces en dar por sentado que el ciudadano ha perdido estas facultades, situación que le da a estos polítcos vía libre para decir y hacer cuanto disparate se les ocurra, sin temor a verse sometidos al debate, a la censura y a una crítica feroz.

Que Dios se acuerde algún día de este pueblo colombiano.